oferta pagina web barata

Ene 19 2011

Historia de la fabrica de gaseosas de Linares La Inesperada

Félix Gómez, el gerente de la empresa, recuerda que fue su abuela, Felisa Carrillo Fuentes, la verdadera artífice del negocio familiar hace ahora 80 años. ¿Por qué La Inesperada? “Parece que le tocó un premio en la Lotería que decidió invertir en una pequeña fábrica de gaseosas, y como había que registrar el nombre le puso La Inesperada, porque era algo que no esperaba”. Así fue como echó a andar en la céntrica calle linarense Corredera de San Marcos una modesta fábrica de refrescos con un concentrado, zumo y sifón, y con los sabores tradicionales de cola, piña o limón. “Entonces no había fábricas de helados y aquello supuso toda una novedad”, indica el gerente de la empresa.

Aquel negocio familiar fue pasando de padres a hijos y fue creciendo con el paso de los años. En la actualidad, La Inesperada ocupa unas modernas instalaciones de 8.000 metros cuadrados en el polígono de Los Jarales, con cinco líneas de producción y una plantilla de 20 personas. Su producción es de unas 6.000 botellas a la hora en toda la gama de bebidas que comercializan, desde la tradicional gaseosa blanca y la de naranja, limón y cola, a la gaseosa de fresa (la única que fabrica este sabor), pasando por otros dos productos que han tenido un gran éxito en el mercado, el tinto de verano Castillo de Cástulo y el mosto El Puntal. No obstante, en el caso de los vinos, la industria jiennense se limita al envasado de la materia prima que le llega procedente de las viñas manchegas de Valdepeñas.

Texto extraido del articulo publicado en el 2005 en el diario El Pais. http://www.elpais.com/articulo/andalucia/Gaseosa/sabores/elpepiautand/20050131elpand_16/Tes

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Comments are closed.